Sunday, December 04, 2016

Card. Hummes no ceja en su intento de construir una “Iglesia con rostro amazónico”

Esta es una nota de Tierras de América (vaya bajo su propio riesgo), Dic-03-2016, en la que se reseña la reciente reafirmación del card. en sus intenciones de construir una “Iglesia con rostro amazónico”. Nada de los que dice la nota sobre el card. Hummes resultará desconocido para nuestros lectores habituales, sólo la transcribimos para que quede a modo de constancia. El encuentro del que se habla en la nota, en las cuales se dieron las manifestaciones del card. Hummes, ocurrió en Belém do Pará entre el 14 y el 18 de Noviembre de 2016, llamado originalmente en portugués “II Encontro da Igreja Católica na Amazônia Legal e o Encontro das Igrejas-Irmãs”.

AMAZONAS. UN LABORATORIO PARA DECISIONES AUDACES. El cardenal Hummes habla de diaconado para hombres casados, clero indígena y “pastores ordenados que residan en la comunidad”

por Rafael Marcoccia
San Pablo, Brasil


Amazonía, pulmón verde del planeta y laboratorio de diaconado. Este fue uno de los temas que se afrontaron en el reciente encuentro promovido por las seis regiones eclesiásticas que forman la “región amazónica”. Ante un auditorio de 50 obispos y cientos de religiosos y laicos se habló de protección del ambiente a la luz de la Laudato si, pero también de evangelización en una región remota con poblaciones casi inaccesibles para el escaso clero que se concentra sobre todo en la ciudades. Una vez más, el tema “candente” fue planteado por el presidente de la Comisión Episcopal para la Amazonia, dom Claudio Hummes, quien exhortó a los participantes a “ser valientes en las propuestas”

“La Iglesia en Amazonía es exhortada y alentada por el Papa para hacer esta reforma”, declaró el purpurado, uno de los grandes electores de Bergoglio en el cónclave de marzo de 2013. “Él me dijo que tenemos que saber arriesgar, porque si no arriesgamos ya nos estamos equivocando”.

El cardenal emérito de San Pablo considera que la Amazonía vive un acentuado proceso de urbanización que obliga a los indígenas a emigrar hacia las ciudades, generando el fenómeno del “indio urbano”. Como las ciudades de destino no cuentan con estructuras para recibir a todos, los que van llegando se suman a los anteriores y “forman grandes bolsones de pobreza”. Hummes se refirió también a los católicos que migran hacia las iglesias evangélicas por la fuerte presencia que estas tienen en las zonas periféricas, tal como ocurre, precisamente, en las regiones indígenas. Por último afrontó el punto más sensible: las comunidades que se encuentran a orillas de los ríos amazónicos son vulnerables y están desatendidas debido a la falta de misioneros que vivan con ellas.

Planteó entonces dos posibles soluciones: establecer una verdadera autonomía para los diáconos casados y la formación de clero indígena. “Si la Iglesia católica no quiere seguir perdiendo grandes contingentes de fieles” explicó Hummes, “debe pensar en pastores que residan en las comunidades, que sean una presencia constante en el lugar”. Los pentecostales operan de esa manera, observó el purpurado. Reveló entonces que el Papa Francisco, “frente a nuestra carencia de ministros con residencia estable, sigue sugiriendo que se ordenen más diáconos permanentes casados, autóctonos y también indígenas, que vivan y convivan con las comunidades que se les han confiado”.

Para el cardenal emérito de San Pablo, entre tanto “es necesario dar autonomía pastoral adecuada a los diáconos permanentes, para que realmente puedan hacerse cargo de las comunidades con una responsabilidad propia y no solo como delegados del sacerdote de la parroquia del lugar”.



Lodewijk Aerts consagrado obispo de Brujas, Bélgica

El pasado Oct-05-2016, Lodewijk Aerts (nadie lo llama así, sencillamente “Lode”) fue nombrado el nuevo obispo de Brujas, Bélgica. Su antecesor en ese mismo cargo, el neocardenal Jozef De Kesel, ahora obispo de Bruselas, fue este Domingo el principal coconsagrante en la Catedral de San Salvador de Brujas. Lode Aerts en una entrevista concedida recientemente a VRT News afirmó que una de sus principales metas es restaurar la confianza en al Iglesia diocesana, golpeada por el sonado caso de pederastia protagonizado por Roger Vangheluwe, anterior obispo de Brujas.

Como es de esperarse en Bélgica, el ahora obispo Lode Aerts pertenece al ala progresista (¿acaso hay en Bélgica un eclesiástico que no lo sea?) y se ha mostrado favorable, entre otras, a la ordenación de sacerdotes casados.






Saturday, December 03, 2016

P. Santiago Martín afirma respecto a la no respuesta de Francisco a las Dubia sobre Amoris Lætitia: «El “silencio administrativo” da la razón a los que han hecho las preguntas»

El P. Santiago Martín (quien actualmente esta presentando una serie de 13 programas en EWTN sobre Amoris Lætitia, y cuyos videos, vaya uno a saber por qué, han rehusado subir al canal de Youtube, como hacen normalmente con todos los programas) mete baza sobre la controversia de las Dubia presentadas por 4 cardenales a Francisco pidiendo aclaración sobre ciertos aspectos confusos de Amoris Lætitia, y la falta de respuesta del Pontífice a las mismas. Lo hace en una columna titulada “Silencio Administrativo”.

Silencio administrativo

Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuatro cardenales, los cuatro de gran importancia aunque tres de ellos estén jubilados, hicieron cinco preguntas al Santo Padre (el nombre técnico de este tipo de consultas es “dubia”), lo cual es frecuente y entra dentro de los derechos y deberes de todos los obispos del mundo. Al no haber recibido respuesta, dos meses después, decidieron publicar dichas preguntas, para informar al pueblo de Dios y para dejar constancia de la inquietud que hay en un sector de la Iglesia sobre la interpretación que algunos están dando a la “Amoris laetitia”.

La cuestión de fondo es si puede haber excepciones que permitan comulgar a una persona divorciada y casada por lo civil, o casado con alguien que está en esa situación. Es decir, se preguntaba sobre la objetividad del mal moral y si determinadas circunstancias hacen que lo que es objetivamente malo no pueda ser imputado subjetivamente como tal al que lo comete. La Teología moral, como ha recordado el Papa, siempre han admitido que para que haya pecado tiene que haber, entre otras cosas, libertad a la hora de actuar (por ejemplo, una mujer violada no comete pecado, aunque esté teniendo sexo fuera del matrimonio, porque no tiene libertad para rechazarlo). El problema no es, pues, el del ejercicio de un sano y prudente discernimiento -que, como dije desde el primer momento en que apareció la “Amoris laetitia”, ha sido la práctica habitual en la Iglesia-; el problema está en que una vez abierta la puerta, aunque sea a través de una pequeña rendija, ésta ya queda abierta y ahora es cuestión de ir ampliando esa apertura poco a poco. Es decir, el problema es que si eso se admite, no tardará en plantearse -de hecho, algunos lo hicieron incluso en el Sínodo-, que se permita comulgar a los que viven sin casarse o a los homosexuales que vivan en pareja, y esto sólo para empezar, pues luego se ampliará el concepto a los implicados en un aborto, en una eutanasia o incluso en casos de corrupción o de terrorismo. Cuando la subjetividad se convierte en norma, nos encontramos ante una “moral de situación”, que fue condenada por Pío XII, o ante una reedición de la “moral de actitudes”, que fue condenada por San Juan Pablo II. Este es el problema de fondo y no es un problema cualquiera. No hay que olvidar que, en el debate organizado por varias conferencias episcopales en la Universidad Gregoriana, entre Sínodo y Sínodo, un teólogo llegó a pedir públicamente que la Iglesia renunciara a todo tipo de moral sexual -es decir, que aceptara que en el sexo todo vale-, y que sólo se condenaran aquellos actos que han sido exigidos con violencia. Ese es el objetivo al que se quiere llegar y lo que se está debatiendo ahora es si se abre o no la puerta, aunque ésta no se abra de par en par de un golpe.

En este debate, ya larguísimo, se suceden las intervenciones de unos y otros. Las de aquellos que defienden la moral católica tradicional, la que ha estado en vigor desde Cristo, es mesurada y no ofensiva. La de algunos de los que se les oponen y claman por la aniquilación de dicha moral, es agresiva. Que un obispo llegue a llamar herejes a unos cardenales por atreverse a preguntar, es desproporcionado. Más aún lo es que un famoso periodista jesuita llame al cardenal Burke en un tweet “gusano idiota”, aunque más tarde niegue que lo ha dicho. Con razón algunos comentaristas han dicho que esos insultos denotan nerviosismo, lo cual significaría que, a pesar de tener, supuestamente, el poder no están seguros de ganar. Y es que cargarse dos mil años de Teología moral de un golpe no es fácil, ni siquiera contando con el apoyo masivo de los medios de comunicación y de todo el poder del nuevo orden mundial.

Así las cosas, ha hablado por fin alguien que está directamente implicado en el tema. Me refiero al cardenal Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Si bien las preguntas de los cuatro cardenales fueron hechas al Papa, la respuesta debía venir a través de dicha Congregación. Müller ha recordado que él no puede responder si el Papa no le dice que lo haga. Pero es que esto mismo ya es una respuesta, porque además ha dicho claramente que los documentos pontificios no pueden ser interpretado de una forma que contradiga los documentos pontificios anteriores. O sea que el cardenal Müller lo que acaba de recordar es que también en la Iglesia está vigente el principio del “silencio administrativo”. Cuando no hay respuesta a una pregunta no significa en realidad que no exista tal respuesta, sino que está en vigor la respuesta anterior, si es que la hubiera. Como de hecho sí la hay, y ésta es clara y abundante, hay que deducir que todo lo enseñado por los Pontífices anteriores, basado explícita y claramente en las enseñanzas de Cristo, recogidas y explicitadas por San Pablo, sigue en vigor. El “silencio administrativo” da la razón a los que han hecho las preguntas.

Y ahora, digo yo, ¿podríamos zanjar este asunto y dedicarnos a evangelizar a todos los hombres, empezando por aquellos que se encuentran en situaciones irregulares? Para que la gente vuelva a la Iglesia, lo que importa no es que la puerta esté más o menos abierta, sino que descubran que lo que hay dentro -Cristo-, merece la pena; cuando lo descubran, incluso aunque la puerta estuviera cerrada -que no lo está-, entrarían por la ventana. Y si no lo descubren, por muy supuestamente abierta que esté, no van a querer entrar. Ahí está el ejemplo de lo que sucede en Alemania: en la práctica ya se da la comunión a los divorciados vueltos a casar y a otros muchos que no podrían recibir el Cuerpo de Cristo, y sin embargo cada vez va menos gente a la Iglesia.


Actualización Dic-04-2016: Esta es la versión en video sobre exactamente el mismo tema de la anterior columna. Obviamente se observarán algunas diferencias. Cuando redactamos la entrada original, este video todavía no había sido puesto en Youtube.



Card. Betori respecto a controversias sobre Amoris Lætitia: Francisco no ha innovado nada desde el punto de vista doctrinal

Una entrevista de doble página con el Arzobispo de Florencia, card. Giuseppe Betori (imágen derecha), aparece en la edición de hoy de Corriere Fiorentino. Una de las preguntas —que traducimos abajo— se relaciona con las Dubia presentadas por 4 cardenales en Septiembre pasado a Francisco pidiendo claridad sobre ciertos aspectos confusos de Amoris Lætitia, de cuya existencia se supo a comienzos de Noviembre de 2016. Punto desde el cual comenzó a incrementarse la controversia respecto del documento (en la izquierda el recorte original en italiano que corresponde a la pregunta traducida).

Cuatro cardenales escribieron al Papa pidiendo aclaraciones sobre «Amoris Laetitia» y expresando dudas. Ellos han escrito: «Hemos constatado un grave desconcierto en muchos fieles y una gran confusión respecto a cuestiones muy importantes para la vida de la Iglesia.» Una de las referencias es a la posibilidad de que los divorciados accedan a la comunión. ¿Cómo juzga la carta?

«Las preguntas son dos. La primera: ¿qué es un cardenal? El cardenal es un consejero del Papa y entonces habla personalmente con el Papa, sin miedo. Punto. La segunda es el contenido. El Papa Francisco nada ha innovado desde el punto de vista doctrinal después de dos pontificados, como los de Juan Pablo II y Benedicto XVI, tan fuertemente comprometido sobre la doctrina, que este Papa comparte, no obstante aquello que se lee aquí y allá. Lo que en cambio es muy diferente es el enfoque pastoral. El Papa no pide partir de la doctrina para anclarla en la vida, sino que pide partir de la vida para hacer un camino que conduzca a la plenitud doctrinal. Y cada vida es diferente».

Obispo chino excomulgado participa en dos ordenaciones episcopales...¿¡y el Vaticano no tiene nada que decir!?

Por allá en 2011, cuando Paul Lei Shiyin fue ilícitamente consagrado obispo, el Vaticano se pronunció, pero esos eran otros tiempos, antes de Mar-13-2013, cuando la Iglesia inauguró la misericordia, hasta esa fecha desconocida.

No sabemos si sea parte del öspolitik recargado que rige en tiempos del card. Parolin, el caso es que el obispo que acabamos de aludir ha participado recientemente en dos ordenaciones episcopales, según lo reporta AsiaNews. La primera en Chengdu y la segunda días después en Xichang.

Y mientras tanto en el Vaticano...

Friday, December 02, 2016

“El video del Papa” completa su primer año



Completando su primer año de éxitos, el decimosegundo (o duodecimo, pero jamás “doceavo”) “el video del Papa”, promovido por el Apostolado de la Oración, fue publicado ayer.

Thursday, December 01, 2016

Card. Müller sobre Dubia de 4 cardenales a Francisco sobre Amoris Lætitia


El Card. Gerhard Ludwig Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, en una entrevista a KNA (vía domradio.de) publicada Dic-01-2016, ha sido preguntado sobre las preguntas (Dubia) hechas por 4 cardenales a Francisco solicitando aclaración sobre algunos aspectos confusos de Amoris Lætitia. Aparte principal.

KNA: Muchos esperan mayor claridad de la CDF en el debate sobre “Amoris laetitia” y los divorciados vueltos a casar. Cuatro cardenales la han pedido ahora incluso públicamente al Papa. ¿Va a responder?

Müller:
Esta carta fue dirigida personalmente al Papa y contiene preguntas sobre la correcta interpretación de “Amoris laetitia”. La congregación no puede participar en conflicto de opiniones. Ella habla y actúa con la autoridad del Papa. Su competencia es la fe y la moral de la Iglesia. Es el más alto Tribunal Apostólico respecto a ofensas contra la fe y la moral así como contra la santidad de los sacramentos. El Papa puede nombrarnos ad hoc para resolver la controversia.

[...]

De donde se infiere que:

- De más arriba del Card. Müller han minimizado la cosa rotulándola como “conflicto de opiniones” y está obligado a darle el mismo rótulo.

- No le han permitido que intervenga ó, aún más, intentó hacerlo pero le han prevenido de hacerlo.

- Al respecto podría recibir un nombramiento ad hoc para que intervenga, pero no lo ha recibido. Lo que contradice el primer enunciado, si de verdad fuera un “conflicto de opiniones” en lo cual no puede intervenir la CDF si son materias opinables, ¿para qué darle un nombramiento ad hoc?

“Por el momento es importante para cada uno de nosotros permancer enfocados y objetivos, y no entrar en polémicas, mucho menos crearlas”, prosigue inmeditamente después del aparte traducido el card. Müller.

Más adelante, respecto de la controversial cuestión de Amoris Lætitia de si pueden o no los divorciados vueltos a casar recibir la Sagrada Comunión, el card. Müller refiere a la carta de 1994 de la CDF, firmada por entonces prefecto card. Joseph Ratzinger, en la que rechazaba la intentona de los obispos alemanes permitirles recibirla en ciertos casos.

Retractación en la hora 25 de Religión Confidencial respecto de palabras atribuidas a Decano de la Rota Romana

¡Vaya, vaya, vaya!, miren Uds. los que es un curioso error periodístico. Religión Confidencial ha presentado lo que ellos llaman una “rectificación”, Nov-30-2016, la cual dice así:

30/11/2016
Rectificación

RC

Religión Confidencial publicó el martes una noticia que ponía en boca de monseñor Pio Vito Pinto, decano de la Rota Romana, la afirmación de que los cuatro cardenales que han escrito al Papa “podrían perder el cardenalato”. La frase, tomada de una entrevista realizada por RC en la que monseñor Vito respondía en italiano, no es correcta. Revisada la grabación, se ha comprobado que lo que afirma es que el Papa Francisco no es un Papa de otros tiempos, en los que sí se tomaron ese tipo de medidas, y que no iba a retirarles la dignidad cardenalicia. La noticia está corregida, pero publicamos esta rectificación por si no fuera suficiente.

¿A cuenta de qué esta “rectificación”, que más parece por salvar la imágen de alguien?. ¿Los invitaron enfáticamente a retractarse? La tal “rectificación” no suena del todo verosimil, y para haber salido del todo de dudas hubieran publicado “la grabación” que dicen haber revisado, para que constara que efectivamente se equivocaron y que Mons. Pio Vito Pinto no dijo lo que ellos dijeron en un principio que sí dijo. Repetimos, no es verosimil la nueva —y comprobada, que más bien sería aprobada— versión.

Hablando de nuevas versiones, esta es la versión nueva del aparte principal, el cual originalmente transcribimos en una entrada anterior (resaltamos la parte maquillada corregida).

29/11/2016
Decano de la Rota Romana: Con otro Papa, los cuatro cardenales que le han escrito podrían perder su cardenalato


Monseñor Pío Vito advierte que estos prelados han dado un escándalo grave al hacer pública la carta que enviaron al Santo Padre

En declaraciones a Religión Confidencial, Pio Vito ha puesto de manifiesto que estos cuatro cardenales, al igual que algunas otras personas dentro de la Iglesia que ponen en duda la reforma del Papa Francisco y su exhortación apostólica Amoris Laetitia, están cuestionando “dos sínodos de obispos sobre el matrimonio y la familia. ¡No un sínodo sino dos! Un ordinario y otro extraordinario. No se puede dudar la acción del Espíritu Santo”.

Los cardenales Walter Brandmüller, Raymond Burke, Carlo Caffarra y Joachim Meisne preguntaron al Santo Padre algunas dudas de la Amoris Laetitia. Francisco no les respondió y los prelados hicieron pública la carta a través de los medios de comunicación.

¿”Qué Iglesia defienden estos cardenales? El Papa es fiel a la doctrina de Cristo. Lo que han hecho es un escándalo muy grave". Ha añadido que, no obstante, el Papa Francisco no es un Papa del pasado que les podría quitar la birreta cardenalicia, como hizo Pio XI con el famoso teólogo jesuita francés Louis Billot. "Francisco no lo hará", ha precisado.

Durante la conferencia Pío Vito dejó claro a los asistentes que el Papa no les ha respondido directamente a estos cuatro cardenales, “pero indirectamente les ha dicho que ellos solo ven blanco o negro, cuando en la Iglesia hay matices de colores”.

Monseñor Pío Vito ha participado en las jornadas sobre "Discernimiento y acompañamiento en los casos de nulidad matrimonial", organizadas por la Conferencia Episcopal y la Universidad Eclesiástica de San Dámaso de Madrid.

[...]

Wednesday, November 30, 2016

Algunos católicos están ‘enervados’ por los actuales acontecimientos en la Iglesia, dice el Cardenal Pell

Información de The Catholic Herald, Nov-29-2016. Traducción de Secretum Meum Mihi.

Algunos católicos están ‘enervados’ por los actuales acontecimientos en la Iglesia, dice el Cardenal Pell

El cardenal dijo que la conciencia debe referirse a la verdad revelada y a la ley moral

El cardenal George Pell ha dicho que “un número de fieles católicos comunes" está “enervado por el giro de los acontecimientos” en la Iglesia.

En una charla en la Iglesia de San Patricio, Londres, el Cardenal Pell dijo que una causa de preocupación era las falsas teorías de conciencia y de ley moral.

El Cardenal Pell estaba dando una charla sobre San Damián de Molokai como parte de la serie de conversaciones de San Patricio para el Año de la Misericordia. Pero también reflexionó sobre el catolicismo hoy. Dijo que si bien el Papa Francisco tiene “un prestigio y una popularidad fuera de la Iglesia” más grande que la de cualquier otro Papa anterior, algunos católicos están actualmente incómodos.

Posteriormente en su charla, el cardenal australiano, a quien se le ha pedido que dirija las reformas financieras del Papa Francisco y es miembro del grupo de consejeros del Papa “C9”, criticó algunas de las ideas sobre la conciencia que están ahora presentes en la Iglesia.

El cardenal Pell dijo que enfatizar la “primacía de la conciencia” podría tener efectos desastrosos, si la conciencia no siempre se somete a la enseñanza revelada y a la ley moral. Por ejemplo, “cuando un sacerdote y un penitente están tratando de discernir el mejor camino a seguir en lo que se conoce como el foro interno”, deben referirse a la ley moral. La conciencia “no es la última palabra en un número de maneras”, dijo el cardenal. Añadió que siempre era necesario seguir la enseñanza moral de la Iglesia.

El cardenal contó la historia de un hombre que estaba durmiendo con su novia, y le había preguntado a su sacerdote si podía recibir la Comunión. Era “engañoso”, dijo el cardenal, decirle al hombre que simplemente siguiera su conciencia.

Añadió que aquellos que enfatizaban “la primacía de la conciencia” sólo parecían aplicarla a la moral sexual y a cuestiones relativas a la santidad de la vida. A las personas rara vez se les aconsejaba que siguieran su conciencia si ella les decía que fueran racistas, o lentas en ayudar a los pobres y vulnerables, dijo el cardenal.

Sus comentarios vienen después de tres años de debate sobre las enseñanzas de la Iglesia acerca de la Comunión para los divorciados y vueltos a casar. El Cardenal Pell fue uno de las figuras principales que han mantenido públicamente la doctrina tradicional repetida en la Familiaris Consortio del Papa Juan Pablo II de que los casados nuevamente no deben recibir la Comunión a menos que vivan “como hermanos”.

Pero algunos católicos prominentes han sugerido un enfoque diferente. Por ejemplo, el cardenal Blase Cupich ha argumentado que la conciencia de alguien puede decirle que reciba la Comunión, y que “la conciencia es inviolable”.

El cardenal Pell citó los escritos del Beato John Henry Newman sobre la conciencia, en los que Newman rechazó una “miserable falsificación” de la conciencia que la define como “el derecho a la propia voluntad”. Señaló que Newman estaba defendiendo a los papas Pío IX y Gregorio XVI que, en palabras del cardenal Pell, “condenaron una conciencia que rechazaba a Dios y rechazaba la ley natural”.

El cardenal también rindió homenaje a “dos grandes encíclicas” de San Juan Pablo II, Veritatis splendor y Evangelium Vitae, que presentan la ley moral como algo obligatorio en todos los casos.

Al preguntársele si el malestar de algunos católicos por el estado de la Iglesia estaba relacionado con falsas teorías de conciencia, el cardenal Pell dijo: “Sí, eso es correcto”.

Añadió: “La idea de que de alguna manera Ud. puede discernir que las verdades morales no deben ser seguidas o no deben ser reconocidas [es] absurda”.

“Todos estamos bajo la verdad”, dijo el cardenal, señalando que la verdad objetiva puede ser “diferente de nuestra comprensión de la verdad”.

También dijo que mientras la doctrina se desarrolla, no hay “volteretas”.

Al cardenal Pell se le preguntó acerca de la carta al Papa Francisco de cuatro cardenales pidiendo una aclaración de la reciente exhortación del Papa Amoris Laetitia. Los cardenales han pedido al Papa que confirme que cinco puntos de la enseñanza católica siguen siendo válidos. Estos incluyen la enseñanza de que los casados nuevamente no pueden recibir la Comunión a menos que vivan como hermanos, y la enseñanza de que algunos absolutos morales no tienen excepciones.

El Papa no ha respondido a la petición de los cuatro cardenales, que fue enviada hace dos meses. Los cardenales han tomado esto como una invitación para publicar sus preguntas y continuar la discusión. La cabeza de los obispos griegos ha dicho que los cuatro cardenales eran culpables de “pecados muy graves” y podrían provocar un cisma.

Cuando se le preguntó si estaba de acuerdo con las preguntas de los cardenales, el cardenal Pell respondió: “¿Cómo puede Usted estar en desacuerdo con una pregunta?”. Dijo que la formulación de las cinco preguntas era [algo] “significativo”.

En su charla, el cardenal Pell retrató a San Damián de Molokai como un sacerdote a veces difícil pero muy santo. Señaló que el ministerio de San Damián estaba motivado en parte por su temor por las almas de los leprosos en su cuidado. El cardenal dijo que la estrategia pastoral de un sacerdote está fuertemente determinada por cuántas personas piensa él se salvarán.

Dijo que las palabras de Jesús, tales como “Muchos son los llamados, pero pocos son elegidos”, sugieren que mucha gente irá al infierno. El cardenal dijo que mientras él no complace con esta idea, “Jesús sabía más de esto que nosotros”, y que “nuestra propia tolerancia a la diversidad puede degenerar” para que creamos que “la felicidad eterna es un derecho humano universal”.

El Cardenal Pell dijo que la verdad sobre el castigo eterno había sido minimizada, tal como una idea equivocada de la conciencia se había generalizado. Una vida pecaminosa hacía difícil percibir la verdad, dijo, incluyendo las verdades morales, y de esa forma no entender que la ley moral podría ella misma ser resultado del pecado. “La idea, ahora, de ceguera moral culpable se discute tan infrecuentemente como las penas del infierno”, dijo el cardenal.

La última tentación de Bergoglio


El director de cine, Martin Scorsese, de ingrata recordación para los cristianos por su blasfema película “La última tentación de Cristo”, fue recibido hoy privadamente por Francisco con ocasión del próximo estreno público de su nueva película “Silencio”, adaptación de la novela del mismo nombre escrita en 1966 por Shusaku Endō (imágenes provistas por The Film Stage).



La noche anterior, una exhibición privada tuvo lugar en el Pontificio Instituto Oriental en Roma, luego del cual Scorsese tuvo una intervención.